Aprender jugando no es solo para chicos

avatar de gamificación
Mi avatar para GamificaMOOC

Desde que comencé mi profesión docente, siempre encontré en los juegos una herramienta para dinamizar mis clases de inglés. Sin importar la edad de mis alumnos o el tema del día, de mi galera salía alguna actividad lúdica que habitualmente generaba mucho interés. Muchos años más tarde, y gracias a las nuevas tecnologías y pedagogías emergentes, me encuentro ante esta innovadora manera de enriquecer el aprendizaje: la gamificación.

El término gamificación puede ser chocante para el que no está familiarizado. Esa palabra extraña deriva del anglicismo gamification y, de hecho, no es una traducción correcta. No obstante, al igual que la mayoría de educadores y expertos en el tema, usaré el término gamificación para referirme a la aplicación de mecánicas de juego en ámbitos que no son tradicionalmente lúdicos, tales como la educación, la formación empresarial, y el marketing.

Al parecer, “gamificar” un curso no es tarea fácil. Por eso me inscribí en el MOOC Gamificación en el aula, donde espero no solo para formarme en esta emocionante metodología sino también integrarme a la comunidad de docentes que, como yo, está en la búsqueda de nuevas herramientas que mejoren el aprendizaje en la era digital.

A medida que busque y lea materiales sobre la gamificación, intentaré hacer una curación de contenidos de valor. He creado un periódico en Scoop.it que comparto a continuación:

scoop-it-gamificacion

Para terminar esta primera entrada, comparto esta cita de Jane Mcgonigal, directora de Game & Research Developement del Institute of the Future (IFTF):

“Jugar es productivo. Produce una emoción positiva más fuerte que las relaciones sociales, un sentimiento de cumplir con un objetivo, y para los jugadores que son parte de una comunidad, les ofrece la oportunidad de alcanzar metas claras”.

¡Hasta el próximo nivel de GamificaMOOC!

Anuncios